jueves, 23 de agosto de 2012

El tiempo libre

Llegaron las vacaciones; y contaré lo que hice con la tinta y los papeles en ese tiempo.

Tenía pendiente probar shodo al aire libre y me puse a ello; encontré lo que yo pensaba era el sitio perfecto: un banco y mesa de piedra bajo un pino gigante en un sitio tranquilo total. Coloque allí todo lo necesario para empezar, respiré hondo el aire del pinar, estiré la espalda y comencé.    Bien.



Al poco me di cuenta que necesitaba más que mi bunchin para mantener las cosas cerca de mi; que la tinta desaparecía rápidamente sin ayuda del pincel y que el sitio estaba tranquilo, pero no de insectos... En fin, era algo que quería probar y probé; probablemente repita.

Fui a varias papelerías que no conocía a por papel de fibras, de origami y especial superfino de arroz; a Momo otra vez donde compré un nuevo sello, más pasta de cinabrio (la que yo tenía creo que se secó demasiado y se iba detrás de los sellos) y un pliego precioso de papel que reservaré para algo muy muy especial.

También asistí a un curso de Raku y allí además de aprender algo de cerámica y de la vida en general, vi cómo a veces una goma de borrar Milán Nata se convierte en sello y cómo se presta el "papel de kilo" para practicar sumi-e.

Te dejo algo de lo que hice con este papel.



Espero que te guste ... y más vacaciones.

No hay comentarios:

Publicar un comentario