sábado, 22 de septiembre de 2012

Encargos

Prácticamente he regalado todo lo que he hecho.
¡Aunque también me han encargado trabajos! pero he preferido optar por el trueque de las cosas que cada uno de los "clientes" sabe hacer a la perfección: una sesión Reiki, un desayuno completo, un ungüento artesanal de caléndula ... también por algún regalo sorpresa como un libro, o por un abrazo y un ¡me encanta!

 
 Me gusta que me encarguen trabajos; a veces para ser regalados, y a veces porque sienten la necesidad de tener determinados ideogramas, como "alegría" para verlo al despertar;  "fuerza y honor" en un despacho o "mil veranos-arena y mar" en un lugar de vacaciones.

 
 
 
 
Me encantaría saber que alguien que no conozco vió uno, le cautivó y lo llevó a su casa. Pero de momento no puede ser; yo sigo regalando e intercambiando.

2 comentarios:

  1. De vez en cuando es bueno ser consciente de que hoy de que ahora estamos fabricando las nostalgias
    que descongelarán algún futuro.

    ResponderEliminar
  2. O motivar, que conseguir algo bueno de cada persona me parece un motivo maravilloso.

    ResponderEliminar