domingo, 23 de junio de 2013

Otro punto de vista

Acabo de darme cuenta que mi blog cumple un año.
 Asombrosamente ¡hay quien me sigue que no es de mi círculo de amistades, familiares o conocidos! Y hay también quien me dice que quiere leer nuevas entradas más a menudo.
Gracias por supuesto a los que me siguen y a los que me regañan también.
 
Este fin de semana ha sido muy especial: he acompañado a Elena Hikari a un curso en el gimnasio Hwa Rang del club Kim Taekwondo en Logroño.

 
Y para entender el título te contaré que veía el trabajo desde dos planos diferentes: como alumna con mi segundo haiku con el que al final de la clase practicaba ya en su presentación, no sólo en la ejecución de los kanjis. Y también haciendo fotos y observando el aprendizaje y el trabajo del resto de alumnos.
Con ellos me di cuenta de cómo yo en mis inicios me concentraba al colocar el pincel, de cómo curiosamente me manchaba de tinta mucho menos que ahora, de las dudas que me surgían con la carga del pincel, del respeto con el que me enfrentaba al papel blanco, y cómo el pincel me dominaba al 100% a mi al ejecutar los trazos. 
 

Hablando un día con Hikari y contándome ella sobre nuevos alumnos, me sorprendí pensando: ¡qué suerte! ¡van a empezar! En ese momento me di cuenta del gran paso que supone comenzar con el shodo.
 Echando un vistazo hacia atrás me doy cuenta de lo que me ha cambiado, lo que me ha aportado, lo que he aprendido, lo que me rodea  ahora...
 
 
Finalmente después de tanto esfuerzo por parte de Juan para su organización se dieron las circunstancias perfectas; todo estaba preparado según el horario previsto, el espacio era amplio, con buena luz natural ¡desde el techo!, la gente colaboraba y había gran expectación.
Presentaciones, calzado fuera, entrega de rosas a los participantes, visita del maestro de taek-wondo por sorpresa, degustación de mochis, invitación a comida oriental, risas, trabajo, y muy muy buen ambiente.

 
 Personalmente me he llevado un montón de momentazos, he conocido y reconocido muchas cosas, he mantenido conversaciones de esas de las de desde dentro, mi haiku va tomando forma...
 
 
Aquí puedes ver uno de los trabajos de un alumno del curso que le puso muuuucho corazón:
 
 
 
 Gracias cómo no a Hikari, a Jose Kim, al Presidente del Club y a todos los demás.
 
Ha sido simplemente PERFECTO.
 

2 comentarios:

  1. Dar las gracias a tu Maestra y a ti, por el esfuerzo de venir hasta aquí para poder realizar una Jornada de iniciación a la caligrafía japonesa.
    También espero que no sea el último que se realice, que esto sirva para poder realizar cursos más a menudo, (jijiji y así ver el progreso de cada uno). Yo personalmente y se que los compañeros que también estuvieron lo disfrutaron mucho cada momento.

    Invito a la gente a realizar un curso de inicio, no hay palabras para definir lo que se siente.

    Un Gran Abrazo.

    ResponderEliminar