domingo, 1 de diciembre de 2013

Un compañero para el sapo

Pues sí, tanto me gustó cómo había quedado el haiku del sapo que hice otro del mismo estilo para acompañarle.
 
Empleé un papel igual que el suyo pero en un tono un poco más grisáceo.
Como paspartú usé un papel de fibras color ahumado que tenía desde que visité Barcelona (me encanta cuando veo claro para qué compré ciertos materiales pasado un tiempo).
 
 
 
La caligrafía corresponde al haiku  "La carta" de José Juan Tablada que ya mostré en una entrada anterior.

Y aquí los tienes a los dos:
 
 
Gracias por leerme.

No hay comentarios:

Publicar un comentario