miércoles, 18 de junio de 2014

De la noche ...



Mis amigos, los inconscientes que me encargaron el cuadro para su salón, no han escarmentado y también me han pedido uno para el dormitorio.
 
En esta ocasión, y después de darle unas cuantas vueltas, me decidí por escribir un haiku sobre acuarela.
 
Tenía claro el texto, y que el cuadro sería en tonos azules.
Así que preparé el papel sobre cartulina blanca.
 
 
120 x 50 cms.
 
Preparé un paspartú de papel de fibras y agujeros que me gustó mucho nada más verlo:
 


Después mezclé unos cuantos tonos de acuarelas hasta encontrar uno que compaginara con el del paspartú, que quedara oscuro pero no mucho y que cubriera el blanco de papel en la parte donde iría la caligrafía:
 
 

 
Y ya solamente faltaba el haiku. Había pensado en la noche, pero no una noche oscura o cerrada, quería algo de luz y de esperanza y elegí éste de Natsume Soseki sin dudarlo:
 
 
 
Y desde mi almohada
se ven marchar estrellas.
Va abriendo el alba.
 
 
Lo realicé con acuarela plateada; azul, noche, estrellas, plata, blanco ... el alba.
 
Sólo faltaba enmarcarlo y entregarlo.
 
 
De todo el trabajo con lo que de verdad me quedo es con la cara, la sonrisa y el brillo en los ojos que tenían mis amigos cuando les explicaba la obra y la "pelea" por el papel que les entregué con el haiku y su traducción.
 
Jamás olvidaré su expresión de ilusión infantil que espero no perdamos ninguno nunca ...
 
Gracias por confiar en mi, y por haberme regalado ese momento.
 
Mil abrazos a los dos.
 
 
 
 

3 comentarios: