lunes, 25 de agosto de 2014

Kaguya

Cuando llevé el abanico al trabajo, los compañeros lo secuestraron unas semanas, no querían que me lo llevara; les daba muy buena energía, decían.
Pude rescatarlo bajo la promesa de que les regalaría una caligrafía de algo que les llenara.
 Así que llevé los libros de haikus para que se inspiraran y de ellos salió un encargo de Fernando a título personal.
 
Escogió uno de Natsume Soseki incluído en el libro Tintes del Cielo que dice así:
 
 
También cuando te quejas
del frío sobre tu piel,
te siento muy humana.
 
Para realizarlo elegí un papel con un dibujo que pensé le iba bastante bien  al texto ya que hablaba de una mujer.
 
 
 Y sin saberlo ¡había elegido un papel con un dibujo de una figura femenina que no es humana!
 
Se trata de Kaguya Hime, o Princesa de la Luz Brillante, princesa de una leyenda japonesa que provenía de la luna y nació de un tronco de bambú. 
 
Para destacarlo un poco lo enmarqué sobre un papel de fibras color calabaza dentro de un marco de madera oscura.
 
Este es el resultado:
 
 
Fernando, gracias por confiar en mi y mucho éxito con tu libro.
 
 ¡Espero que te guste el cuadro!
 
 

1 comentario:

  1. ¡Gracias, gracias, e infinitas gracias a ti! Confié en tus trazos desde el primer momento en que, hace tiempo, viajé por este blog tan especial para ti y para los que lo leemos. A partir de ahora la diosa Kaguya dormirá junto a mí, y con ella tú, tu esencia escondida en esos trazos. Eres increíble. Y si tienes eso, lo tienes todo en la vida. Un abrazo inmensamente infinito!

    ResponderEliminar