domingo, 12 de julio de 2015

Mi aware, mi haiku

Hace un par de meses elegí al "azar" un haiku de Santoka para caligrafiar.
Ya sabemos que el azar no existe.
 
El haiku me encantó y entendí claramente por qué se había presentado delante de mi: describía a la perfección un momento por el que atraviesa una persona en la que me reflejo. 
 
Algunos libros de haikus incorporan la explicación de la visión del autor de ese momento o aware y así se puede entender que hay mucho más de lo que dicen las palabras.
 
 
"En el agua hay un reflejo,
es alguien que va de viaje".
 
Elegí acuarela azul sobre cartulina negra.
 
Después de la magia de de este haiku decidí comprar un libro de este monje zen: Saborear el agua.
 Parece ser que era un autor no muy común, con una vida muy particular y el que de los que conozco hasta ahora, más me ha cautivado.
 
Después de esto me animé a crear mi propio haiku, y lo escribí, pero después de leer el libro de Vicente Haya, no tengo ni idea de si lo es.
A medida que leía su libro de iniciación al haiku japonés, me iban surgiendo todas las dudas,
porque no hablo de una estación del año, no hablo de la naturaleza, no hablo de una observación, sino que hablo de un instante mío, hablo de mi, "sólo" hablo de un aware (algo que te toca el alma) en la métrica correcta
 


 
He de decir que aún no he terminado de leer el libro, así que aún tengo esperanza de poder llamarlo haiku, y si no es así, como dicen Elena y Soja: ... a mi me parece precioso.
Y ya está.
 

 
"Cuerpo helado,
siento con tus palabras,
caliente el alma".
 
Según Vicente Haya:
Aware es emoción profunda, algo que nos impacta hondamente porque  está ahí , porque ha llegado a ser y su existencia ha reclamado nuestra atención.
Cuando un poeta dice aware, dice: qué agradecido estoy.
 
Juan, no se si lo que he escrito es un haiku, pero lo que sí se que eres mi aware más perfecto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario