martes, 28 de junio de 2016

Una sencilla y gran boda.

He tenido la suerte de acompañar a Isa y Toñín el día de su fiesta de boda.
Dos grandísimas personas a las que les debo agradecer un montón de cosas.

Me dijeron que su fiesta sería diferente, divertida y sencilla (reflejo de sus formas de ser),  que querían tener un detalle ese día con cada uno de sus amigos y que habían pensado en mi para hacerlo realidad.

Simplemente me puse como loca de contenta.

Tenían pensado regalar una piedra con la caligrafía de un kanji. Personalizadas, para cada uno de los amigos lo que más necesitara o lo que mejor le definiera.

Y me puse a ello.


 Esta además incluía una nota en perfecto castellano...




Utilicé unas pinturas metalizadas, bronce y dorado que compré hace meses sin saber para qué, sólo porque me gustaban


y lo mismo pasó con una cinta de arpillera azul preciosa que utilicé para envolverlas como regalo.

A Isabel le encantó también porque es su color favorito, y creo que acertamos al combinarlo con papel de fibras color chocolate, tabaco y dorado.




De una prueba de materiales surgió poner los nombres con efecto tiza en cartón y colocado en cada una de ellas con un cordel.
Le daba un aspecto como rústico que me encanta.


Faltaba tener un detalle para ellos, y quería hacer algo relacionado con las piedras de regalo pero más especial aún.

Así que dando vueltas ( literalmente ) se me ocurrió hacer algo en pizarra.

Y qué mejor que escribir "kotobuki" que es lo que se escribe para unos recién casados para desearles felicidad y longevidad.

Escribí kotobuki en pintura plateada y en diferentes estilos.
El que más destaca es el estilo antiguo que me encanta.

Pasamos una gran tarde con unas grandes personas, a las que les deseo seguir felices en el camino en el que están, agradecer el tiempo que emplean en intentar mejorar la vida de todos, siempre con una sonrisa.


Felicidades Isa y Toñín; sois fuera de serie.
¡Mil besos!

¡¡¡Salud!!!!!


almadtinta@gmail.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario